Pocas ciudades deben su fisonomía contemporánea a un solo hombre. París es una de ellas y se la debe a Georges-Eugène, Barón de Haussmann que, siendo Prefecto de París y bajo el impulso de Napoleón III cambió completamente el urbanismo parisino.

La gran metrópoli global del siglo XIX era Londres. El centro de esta ciudad había sufrido un gran incendio en 1666 y fue reconstruido en gran parte posteriormente. Además, a partir de esa fecha esta ciudad empezó a sufrir unos crecimientos espectaculares gracias al desarrollo del Imperio Británico.

Haussmann durante estos años estaba desarrollando su carrera en diversos departamentos administrativos de diversos departamentos territoriales de Francia. Conoció a Napoleón III, ya Emperador, y fue nombrado prefecto del Sena en 1853, con la misión de embellecer París, superando a Londres.

Grandes plazas de estructura radial de las que salen grandes avenidas y homogeneidad en la construcción de edificios en cada una de estas avenidas y calles serán los dos rasgos principales del nuevo París.

ASÍ, GEORGES-EUGÈNE HAUSSMANN, SOÑÓ PARÍS, UN PARÍS SOÑADO, LA CIUDAD DE LA LUZ COMO HOY LO CONOCEMOS.

DASTON

MODELO SO HAUSSMANN II · SUPREME LUXURY DE LA CASA DASTON®.

A LA VENTA EN EXCLUSIVA EN LA BOUTIQUE DE LA CASA DASTON®. (DASTONMADRID.COM).

 

EUR